martes, 18 de enero de 2011

EDUCACION CRISTIANA PRIMITIVA

Arranca históricamente de la religión hebraica y de la cultura helénica. De la primera recibe los libros del antiguo testamento y la emoción religiosa; de la segunda, la visión filosófica y la actitud ética. Algunas de sus características son: el reconocimiento del valor del individuo, la superación de los limites de la nación y el estado, la fundamentación de las relaciones humanas,  la valoración de la vida, la consideración de la familia, la desvalorización de la vida presente terrenal en vista del mas allá y el reconocimiento de la iglesia como el órgano de la fe.


1.PRIMERA EDUCACION CRISTIANA


El cristianismo se desarrollo dentro del imperio romano. Los educadores fueron Jesús mismo, el maestro, los apóstoles, los evangelistas y en general los discípulos de Cristo.
Lentamente surge una propia forma de enseñanza, no con carácter pedagógico, sino  religioso, de preparación para vida ultra terrena, y mas concretamente para el bautismo, que se da en la edad adulta.
Durante mucho tiempo la educación cristiana primitiva comprendió la necesidad de contar con personal docente preparado para la educación y surgieron las escuelas catequistas.

2.PRIMEROS EDUCADORES Y PEDAGOGOS CRISTIANOS 


Clemente de Alejandría (150-215). Educado en la filosofía griega, y convertido al cristianismo, escribió el primer tratado cristiano de educación “el pedagogo”. En  él trata de conciliar los estudios humanísticos y científicos con la fe cristiana
San Basilio (330-379), a quien se le debe la fundación de los monasterios del mundo católico oriental, hombre cuyas reglas revelan un gran sentido pedagógico. Acentúa sobre todo el sentido social, de comunidad, insistiendo en la necesidad de la claridad y el auxilio mutuo.
San jerónimo (340-420). Se distinguió en la educación, además de por su educación monástica, por las dos cartas que escribió sobre la educación de las niñas, y que revelan el tipo de educación femenina del cristianismo primitivo, aunque siguiera frecuentemente las ideas y los métodos de Quintiliano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada